¿Qué pasó con mi vida?… crecí, y no me dí cuenta.

magazine

Suena el despertador, son las 6:00am. Apago la alarma de un golpe, doy un par de vuletas en la cama disgustado porque quiero seguir durmiendo. De repente ya estoy despierto con la mirada al techo pero con pensamientos profundos. Me pregun- to ¿Qué tengo que hacer hoy?, hoy me toca desayunar huevos, tengo que ir al trabajo, ¿tengo pendientes?, según yo no. Pero, ahora tengo que ir a lidiar con mi jefe malhumorado, terco y testarudo, en fin, tengo que ganar dinero para poder pagar la renta y todo lo que necesito… ¡Diablos! ya son las 6:10am.

Me levanto, me lavo los dientes, tomo una ducha refres- cante, busco ropa comoda y fresca, me preparo un buen de- sayuno, todo buscando tener motivación para ir a trabajar. desayuno solo de nuevo, al menos el noticiero de la mañana me acompaña, veamos que estan pasando hoy… mmm, puras notas de corrupción, delincuencia, narcotráfico, manifestaciones, política, pobreza etc, mejor pagaré la televisión, me largo a trabajar.

Llego, tomo haciendo en mi oficina y comienzo mi papeleo del día. Mientras levanto la mirada y veo a todas las perso- nas trabajando, algunas con miradas tristes, otras alegres, otras pensativas, otras enojadas, otras distraidas etc. y me pregunto ¿Que estará pasando en sus vidas para provocar esos sentimientos en sus estados de animo?, quizas alguno tuvo un bebé, otro ganó una apuesta con su equipo favorito, otro quiza perdio a un ser querido, otro talves descubrió algo malo de su hijo de 15 años, o alguien encontró el amor de su vida, mientras otro lo acaba de perder… en fin, son demasiadas cosas que podrian pasar en nuestras vidas, cosas que no controlamos pero que cronologicamente estan destinadas a pasar, de nosotros depende como tomar- las y seguir con nuestras vidas, millones de cosas nos po- drian pasar que nos harán reaccionar de diferentes cosas.

Todos quisieramos ser felices siempre, tener y hacer lo que quisieramos cuando quisieramos. Lo cierto es que, también estar tristes y enojados es bueno. Hay una frase que a mi me enojaba muchísimo, pero siempre me la decian, pasara algo bueno o malo siempre era decir “las cosas pasan por algo“. Despues de tiempo, ya no me disgustaba porque es cier- to, las cosas pasan por algo, ya sea bueno o malo nos va ayudar, tenemos que vivir experiencias para apren- der de ellas y superarnos cada día más, ¿Para que nos cae- mos?, para aprender a levantarnos, eso decia mi abuelo.

Yo estoy aquí, sentado, pensando todas estas cosas, pero tengo que ponerlas en practica, siento que mi vida es un reloj, y que ya sé que minutos sigue despues del 22. Yo no crecí, ni estudié, ni escuché a mis padres y ami- gos para estar el resto de mi vida aquí sentado haciendo algo que no me hará feliz, me hará crecer y que solo es- taría imaginando la vida perfecta, la vida que siempre quise.

¿Qué he hecho con mi vida?

esa es la pregunta para responder ¿qué haré con mi vida?. Tengo que dejar de imaginar y empezar actuar, quiero de- jar huella en este mundo, quiero lograr mis sueños, qui- ero luchar por lo que quiero, asi me cueste demasiado. Quiero poder levantarme de la cama con ganas, pensando que lo que haré las proximas horas serán de mi agrado y que haré cosas buenas para mi y los demás, cosas que las per- sonas van admirar. quiero poder desear el siguiente dia, no solo para dormir, o ver mi programa favorito o algo vago. Quiero sentir pasión por lo que hago, poner en practica lo que aprendí todo estos años de mi vida, lo que aprendi con mis amigos, lo que aprendi con mis padres y en la univer- sidad, no quiero que todo lo que eh hecho sea en vano.

No quiero llegar a mi funeral con personas que solo iran por compromiso y por que alguna vez en sus vidas tuvi- eron contacto conmigo, quiero que me recuerden por lo que soy y por lo que hice, y que esas cosas sean buenas, quiero que me recuerden y sonrian, una sonrisa sincera. Yo soy capaz de hacerlo, me eh preparado toda la vida para esto, desde que mojaba la cama y lo deje de hacer, cuando no podia comprar el auto que queria y lo logré, cuando no podia hablarle a la chica que me gustaba y logré invitarla a salir, cuando perdí a mi padre y pensé jamás iba a levantarme y lo logré, viendolo de esta forma, si estoy aquí en este mo- mento es porque eh logrado todo lo que me eh propuesto. Es momento de empezar a vivir mi imaginación y dejar de vivir en mi realidad, convertir mi fantasia en verdad, an- tes de que sea muy tarde y desaparesca en un mundo gris.