Cine que inspira. Ang Lee y la extraordinaria aventura de Pi

Life-of-Pi-Richard-Parker

“El cine es para mí casi como una religión”. Ang Lee

En esta temporada de vacaciones de invierno hubieron 3 o 4 estrenos cinematográficos muy recomendables y esperados. Probablemente la cinta más impactante de todas es la de Pi, del director taiwanés Ang Lee, enorme director formado en su país y Estados Unidos. Recuerdo haber visto su opera prima El banquete de boda (1993) en una de las tantas muestras de la Cineteca Nacional en el DF y desde entonces el estilo riguroso, pero al mismo tiempo innovador y creativo de Ang Lee me atrapó y estoy pendiente de cada filme que realiza.  Esa primera cinta fue un ejercicio de género estupendo, una comedia de enredos sobre una pareja homosexual que vive en Estados Unidos, uno de ellos es de origen chino y debe  fingir una boda heterosexual convencional para sus padres que insisten en verlo casado, por lo que asisten a la boda en E.U. Aún recuerdo esta cinta, ya que a pesar de ser una típica comedia romántica de enredos, ligera como debe ser, fiel al género, Ang Lee toca temas que ya se estaban discutiendo en esos años como las parejas estables de homosexuales, las diferencias culturales entre Oriente y Occidente que se viven en la cotidianeidad familiar y la discusión muy global sobre la modernidad y la tradición, eso hacen del Banquete de boda una cinta divertida, sutil, ligera, inteligente; la comedias románticas se olvidan apenas sales del cine, pero esta la recuerdo desde que la vi; y desde entonces sé que lo que filma Ang Lee es garantía porque  es un excelente director, narrador de historias, riguroso, estéticamente sorprendente y además con un dominio impresionante de los géneros cinematográficos. Me parece que eso es lo que hace que tenga cintas tan fuertes y, al mismo tiempo, tan distintas entre sí, tanto que es sorprendente saber que son del mismo director. Basta echar un vistazo a su filmografía, desde Sensatez y sentimientos (1995),  el Tigre y dragón (2000), hasta el Secreto en la montaña (2005) por la que ganó el Oscar de la Academia.

Banquete de boda

Esta última cinta Life of Pi está basada en una novela y, según se dice, es un proyecto que parecía imposible de filmar. Hasta ahora es cuando un narrador de la talla de Ang Lee, y con las posibilidades tecnológicas de hoy, se pudo filmar esta historia que es un prodigio visual, un milagro, una maravilla fílmica que demuestra que la tecnología (y por supuesto mucho presupuesto) es sólo una herramienta que en manos de un virtuoso como él es posible lograr el resultado en pantalla que a todos nos maravilló y nos dejó boquiabiertos. De la filmación de esta película Ang Lee le comentó esto a la revista Milenio (2 de enero 2013):

“Fue algo muy duro, pero yo no quería hacer una película realista y palpable, porque eso ya lo hice muchas veces, anhelaba crear una cinta con una atmósfera imaginativa y fantástica. ¡Y digo que fue difícil porque uno no aprende nada sin dolor, y sin dolor no hay recompensa!”

Sobre la historia, realidad o metáfora de lo que ocurre a a partir del naufragio en el que se salva Pi, y la pregunta de los agentes del seguro sobre lo que ocurrió “realmente” allí,  queda claro que siempre es preferible la narración increíble,  fantástica que la insoportable  realidad .  Lo es para la literatura, lo es para el cine…y lo es para los espectadores que salimos conmovidos y agradecidos por el regalo visual y profundamente emotivo que acabamos de presenciar. Una narración es la lo que rompe la continuidad de la vida y por eso nos atrapa.

Sobre la situación actual  comenta:

” Se ha perdido la inocencia, nos conformamos con sobrevivir y pensar en nosotros mismos. Así es como percibo el mundo. Pero no quiero estar triste. Por eso hago lo que hago. Es mi manera de aportar algo bello, de dar algo de esperanza, porque eso siento al hacer cine. Es lo único que puedo aportar, y lo hago muy honrado, con emoción y gusto” (Entrevista publicada en la revista Milenio, digital, 2 de enero 2013).

Y yo le agradezco profundamente a Ang Lee que filme historias que no sólo entretienen y nos hacen pasar un buen rato, sino que más bien nos inspiran.

 

Ang Lee nació en Pingtung, Taiwan, en 1954. Cineasta taiwanés, galardonado con el Oscar de la Academia de Hollywood al mejor director por su polémica película Brokeback Mountain (Secreto en la montaña) y realizador de películas notables como Comer, beber, amar (1994), Sensatez y sentimientos (1995), Tigre y dragón (2000).

Del autor de la novela, según información de Wikipedia:

Yann Martel nació el 25 de junio de 1963 en Salamanca, España. Hijo de Nicole Perron y Emile Martel, franco-canadienses. Su padre fue designado como diplomático por el Gobierno Canadiense. Estudió Filosofía en la Trent University, en Peterborough, Ontario. Su primer novela fue Seven Stories, publicada en 1993.