Cuando las palabras dejan de ser suficientes

Pina

Cuando las palabras dejan de ser suficientes es el momento en el que al cuerpo le corresponde poner significados en común, dejar que el espíritu hable, se exprese y enloquezca con el movimiento y la vestimenta.

Pina Bausch lo entendió y logró dejar un legado que su compañía de danza contemporánea supo no sólo interpretar, sino también descifrar para después responder a su propuesta inicial con más sentimientos y aportaciones que se manifiestan en las coreografías que después desarrollaron.

¿Existe algo así como un documental tributo? Pues esa tan humana necesidad de etiquetar las cosas para poder nombrarlas y con ello hacer un intento de aproximarse a su descripción para que se vuelva entendible dentro de un grupo colectivo es lo que impulsa a que a esta pieza cinematográfica se le decida llamar así. Un documental tributo a la imparable bailarina, quien aún después de su muerte el 30 de junio del 2009 siguió bailando y creando para aquellos que desconocían su trabajo a través de la gente con la que trabajó durante cerca de un par de décadas (si no es que más). Mismos que decidieron continuar con el rodaje de este documental, que tras su muerte se suspendió durante un tiempo, pues al principio el proyecto era entre el director Wim Wenders y la bailarina. Después de los días de luto, todos los involucrados se dieron cuenta de que Pina seguía viva en ellos mismos, y es así como deciden compartir una probadita de lo que contenía ese alocado, colorido y tal vez hasta un poco atormentado cerebro.

Pina consiguió retornar a ese tiempo en donde el movimiento, el ritmo, las miradas, la respiración, los colores pudieran decir más y encerrar un significado libre de cualquier interpretación que las palabras. Claro, sin menospreciar a las mismas. Es sólo una forma distinta de hablar, con sonidos y a través del constante baile, pues sin la danza, como bien lo dijo, estamos perdidos.

No vale la pena decir más, Pina es una pieza que cualquier hambriento de un festín auditivo y visual tiene que experimentar y degustar para saber qué es lo que la danza contemporánea, trazada en los pasos de Pina, les puede decir.

Que la danza hable, a olvidar las palabras, que de vez en cuando no viene mal olvidar…para luego retomar.