El arte de los videojuegos

hori1

María de Jesús Sánchez

¿Se les puede considerar arte a los videojuegos? Esta es una pregunta puesta sobre la mesa desde hace ya mucho tiempo, y que sigue hasta nuestras fechas analizándose por expertos y amantes de esa forma de entretenimiento. La verdad es que son muchas las razones por las cuales se les puede considerar arte a los juegos de video.


 

Se podría pensar que la principal razón para categorizarlos como Arte es el diseño; sin embargo, a pesar del gran trabajo de los diseñadores y animadores, su importancia radica en que reúnen, en si mismos, varias formas tradicionales de arte: la pintura, la música, la escultura y la literatura; esta última presente en el drama del videojuego. Sin embargo, su principal característica para denominarlo como arte, es la forma tan particular que tienen de contar historias; en las cuales involucran directamente al espectador. Ningún otro medio ha podido captar la atención de la audiencia, tal y como lo hacen los videojuegos.

Los jugadores, no son solamente simples espectadores, interactúan con el juego y es así, en la mayoría de los casos, que los jugadores se terminan enamorando de la historia de sus juegos favoritos, y adoptan la filosofía que les plantea el videojuego en su vida diaria. Pocos son los medios que logran esta aplicación del mensaje a la cotidianidad de forma tan rápida como lo hacen los juegos de video.

Cuando contemplamos una obra de arte, y para entenderla mejor, tenemos que remitirnos a la vida del artista, a su aportación en la obra; pero esto es complicado al momento de ver a los videojuegos como arte; pues aunque en todos los proyectos de un nuevo videojuego, existe un director de arte –y aunque su trabajo puede ser muy renombrado- la creación de un videojuego no depende únicamente de él, pues cada quien le aporta algo al producto final: los diseñadores, los programadores y hasta los propios jugadores. Por eso, aunque no se puede negar el importante trabajo del director de arte, tampoco le podemos atribuir a él la autoría de la obra.

En 2011, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos de América, comparó los videojuegos a las formas tradicionales del arte,y afirmó: “Al igual que los libros, las obras de teatro y las películas que les han precedido como objetos de protección, los videojuegos comunican ideas, e incluso mensajes sociales, mediante instrumentos literarios conocidos y características distintivas de esa expresión”.

El Tribunal Supremo de U.S.A no es el único que hace esta comparación. Al preguntarle a un gamer sobre su experiencia o relación con un juego, cuando se adentra en el por segunda o tercera vez, respondió: “Siempre será como si fuera la primera vez que lo juegas, es como una película y un libro, constantemente encontrarás algo que no viste la primera vez o la segunda.”

El Museo de Arte Moderno de la ciudad de Nueva York, responde a esta problemática de manera positiva y afirma: “los videojuegos deben ser considerados como una expresión artística”. Y por eso, en abril del 2013 inauguró la exposición llamada “Diseño Aplicado”, y a pesar de las constantes críticas, el 13 de febrero del 2014, amplió su colección llegando a un total de 21 videojuegos, considerados como los mejores a lo largo de la historia.La colección reúne juegos que que van desde Pong –uno de los primeros- hasta Minecraft. Esperan seguir enriqueciendo la colección hasta llegar alrededor de las cuarenta obras artísticas.

Existe una amplia gama de temáticas en el mundo de los videojuegos y sin embargo, no se puede negar una increíble inclinación a las temáticas de guerra y violencia; sobretodo si estas son sustentadas por el honor, el amor o la riqueza. Dentro de las temáticas de violencia y guerra también podemos apreciar otra inmensa variedad, desde los juegos que exponen estos conceptos de manera muy superficial e inocente, hasta los que muestran explícitamente los conceptos de muerte y destrucción. Estos últimos son los que poseen una mayor aceptación en la población juvenil. Respecto a esto, un gamer nos platicó que en ese tipo de videojuegos se necesita “habilidad de estrategia y toma de decisiones para no morir en la partida”.

Pensándolo bien, la lucha por vivir es un tema que ha estado presente en todas las manifestaciones artísticas. El gamer entrevistado también nos explicó que por lo general, estas temáticas contiene un mayor grado de complejidad y son los que, normalmente, tienen una mejor trama o una buena historia. Una opinión similar tiene el diseñador Noah Falstein: “Jugamos para obtener información útil, que… se encuentra vinculada de alguna forma a la capacidad de supervivencia. Lo importante en un juego es qué debes hacer…  y qué decisiones debes tomar”

Con todo lo que ya se comentó, se podría pensar que sólo los videojuegos actuales que cuentan con una gran complejidad y que involucran muchos factores podrían considerarse arte, pero sería como decir que sólo las pinturas actuales son obras de arte, y que las pinturas de Altamira no pueden considerarse así. Del mismo modo hay videojuegos tan importantes, como Pac-man, diseñados para plataformas con escasa capacidad de procesamiento. Lo anterior tampoco significa que todos los videojuegos sean considerados arte; como en todas las demás manifestaciones artísticas, la belleza y el arte está en quien los percibe.

Referencias

  1. http://hipertextual.com/2013/07/videojuegos-como-arte
  2. http://www.abc.es/cultura/arte/20140215/abci-videojuegos-arte-moma-201402121110_1.html
  3. http://www.abc.es/cultura/arte/20140215/abci-videojuegos-arte-moma-201402121110_4.html
  4. http://www.meristation.com.mx/pc/reportaje/el-arte-de-los-videojuegos/1963248/58
  5. http://www.wipo.int/wipo_magazine/es/2012/04/article_0003.html