El cine forja al público

science-fiction

Ernesto Manero*

Aún estando lejos de haber devorado toda la literatura y filmografía existente de ciencia ficción, siento que me puedo dar el lujo de decir que es mi género favorito. Me hace creer que el futuro está lleno de posibilidades, y que podemos llegar a lugares con los que sólo soñamos. Sin embargo, creo que actualmente se ha visto devaluado por una de las palabras que compone el género: la ciencia.

 

Esto ocurre generalmente en el cine, sobre todo en el de Hollywood, que va dirigido hacia las masas. Parece que la época en la que películas como Odisea del espacio, Star Wars, Blade runner, y Matrix entre otras, ya pasó y ahora la audiencia demanda explicaciones. En mi opinión las mejores películas de ciencia ficción van directo al grano y normalmente su moraleja suele ser un mensaje sencillo acerca de algún valor humano, pero actualmente en su mayoría deciden irse por el camino de servir como escuelas e intentan realmente darle un sentido de realidad excesiva a la ciencia detrás de la película. ¿Dónde quedó el misterio? Lo inexplicable, ese factor tan exquisito de no tener una idea de porque suceden las cosas, ¿por qué destruir la ficción?

 

Science Fiction, por MegabyteBomb
Science Fiction, por MegabyteBomb

Se trata del factor de la cultura de masas, pues para que los “blockbusters” realmente generen una ganancia, su contenido debe ser completamente digerible para todo el mundo. Sé que no puedo echarle la culpa a los estudios, pues al final del día, el problema son las personas que disfrutan de sus películas bien masticadas para luego ingerirlas, es esa mayoría la que ha llevado a los estudios a una monotonía espantosa de películas basadas en fórmulas generadoras de billetes.

 

Hace tan solo dos días vi una película que renovó mi fe en la ciencia ficción contemporánea: Arrival. No solo logró quitarme el aliento, sino que hizo algo que pocas películas logran…me hizo pensar. El tema central del filme es que debes concentrarte siempre en vivir tu presente sin importar el pasado o el futuro y jamás repara en explicar de donde vienen los aliens, ni como llegaron aquí. Por ejemplo, en 2001:Odisea del espacio, Arthur C. Clarke no se molesta ni por un momento en explicar el origen del monolito. Durante toda la película no cometen el pecado de los numerosos clichés que desbordan casi todas las películas que tratan sobre el primer contacto con extraterrestres, y es grandioso ver que aún hay directores como Denis Villeneuve que son capaces de narrar historias de manera tan original. El mundo necesita más películas así, que al salir de la sala te lleves una parte de la proyección en tu cabeza, y la única manera de lograrlo es sacudiendo los cimientos oxidados de las grandes productoras para que, con el tiempo, no sólo cambien las películas, sino la audiencia.

Arrival, Dirigida por Denis Villeneuve (2016)
Arrival, Dirigida por Denis Villeneuve (2016)

 

*Ernesto Manero. Alumno de 4° semestre de Ciencias de la Comunicación.