¿Exploto yo o mis exámenes?

¿Sabías que? La Testofobia se define como un persistente y anormal miedo a los tests o a los exámenes. ¿Sabías que? La Testofobia se define como un persistente y anormal miedo a los tests o a los exámenes.

¡Qué hacer y qué no hacer, en esta temporada de exámenes!

 Andrea Contreras*

La Universidad es uno de los niveles de estudio más envidiables que puede vivir un joven, ya que, se tiene cierta libertad, un grado de madurez elevado; vemos el mundo de manera diferente y con más responsabilidad. Sin embargo, existen situaciones que pueden cambiar la forma de vivir nuestra experiencia universitaria; los exámenes.

Estamos en semana de exámenes y todos los maestros dejan tareas y proyectos que tienen un valor muy representativo en tu próxima boleta de calificaciones. La mayoría de los alumnos, parecen estar en un tipo de estado “zombi”, en el que tratan de estar concentrados en miles de actividades; desde las más elementales y básicas hasta la preparación para los exámenes y proyectos más comprometedores.

En mi opinión, prefiero los proyectos aunque tengan un proceso más elaborado; aprendemos más, desarrollando nuestras habilidades, interactuando con mundos diferentes, que en un futuro empresarial representan valiosas experiencias. Por el contrario, los exámenes escritos me parecen tediosos, aburridos y generalmente más de la mitad de lo que aprendemos, en dos semanas ya se olvidaron. Aprendernos de memoria tantas cosas, no nos asegura una calificación perfecta, puedes ser buen estudiante y sin embargo; en el momento del examen, un ataque de nervios puede borrar todo de tu mente, obteniendo malos resultados, lo cual no refleja la preparación del estudiante en cuestión.

Los maestros, por lo general, en estas semanas de exámenes, no son del todo considerados y se ensañan en cargar de contenidos los exámenes, pensando que son los únicos a quienes les tenemos que rendir cuentas. Afortunadamente no faltará aquel maestro comprensivo que apoya y no exagera en relación a la cantidad de contenidos que se evaluarán.

En esta semana también podemos apreciar diferentes clases de alumnos, aquellos que no les interesa mucho los resultados, los que tienen beca y por nada del mundo pueden bajar de promedio, a los que les importa demasiado y dan todo para tener las mejores notas y aquellos que simplemente no se preocupan tanto; pero que deciden hacer las cosas bien.

Tal parece que el alumno pasa por un estado de transformación en donde, en algunos podemos ver personas más responsables, gruñonas, salvajes o la persona más simpática y amorosa que justo en estas fechas, se acerca a aquel chico o chica cumplida, que fácilmente puede acceder a hacer uno que otro trabajo de más.

Parece poco; pero los padres o gente que se encuentre cercano a alguien afectado por la testofobia, representa un papel muy importante. En esta épocas generalmente, la gente con la que convivimos es ignorada, en proporciones diferentes; puede que no en todos sea así, pero debido a la falta de tiempo social por los trabajos escolares, terminamos dejándolos en segundo plano o muchas veces nos irrita cualquier cosa que hagan o que digan porque en estos días estamos sensibles.

El fin de semana anterior a la de los exámenes, generalmente es el más corto de nuestros días como estudiantes y tratamos de sacarnos de la manga cualquier actividad diferente, a lo relacionado con nuestros deberes escolares, para tener como pretexto el no estudiar, pero nada de esto se puede disfrutar, porque nuestra conciencia nos dice que estamos haciendo las cosas mal. Sin embargo aun cuando somos alumnos aplicados y tratamos de administrar bien nuestro tiempo, no nos rinde y terminamos estresándonos.

Por otra parte, no existe una organización para balancear los días de exámenes, los planes de estudio generalmente no están diseñados para disfrutar de un proyecto y hacerlo con el mayor empeño, simplemente son dejados dos o tres semanas antes y que el alumno logre pasar la materia. Por otra parte aquí podríamos también hablar sobre la falta de compromiso y el habitual estereotipo que tenemos como mexicanos, sobre el dejar todo para el último.

Encuentra tus propios hábitos para combatir el estrés
Encuentra tus propios hábitos para combatir el estrés.

Lo que trato de decir es que son tiempos difíciles en la vida de un estudiante, pues ponen a prueba no sólo tus capacidades intelectuales en la materia, también tu habilidad para administrar tu tiempo, para organizarte con las personas de tus equipos y establecer prioridades.

Cada alumno percibe el estrés de maneras diferentes. Los efectos psicológicos que se viven son: la angustia, la irritabilidad, la desconcentración, el insomnio y el cansancio. Esto se transforma en un ciclo acumulativo que puede llegar a problemas mayores en el estudiante.

No son las situaciones de evaluación las que generan más estrés, sino que este aparece de forma más intensa en relación al agobio que provoca, la relación cantidad de trabajo/tiempo.

El estrés se vuelve ansiedad, es decir pasa a un plano donde nuestros temores pasan a manifestaciones físicas. Esto afecta la salud mental de centenares de estudiantes y generalmente este tema pasa desapercibido.

Pero, ¿Cuál es la mejor manera de llevar con éxito esta semana y no explotar en el intento? Como bien dice en el título, mucha veces, nos podemos preguntar ¿Qué es mejor?; explotar nosotros mismos o dejar que los exámenes y calificaciones exploten. Siempre lo mejor será tener un control y balance ante estas dos interrogantes.

No existe una fórmula mágica para ayudar a resolver los problemas para estudiar, pero si existen algunos hábitos que te pueden ayudar a salvar la situación y tener excelentes resultados.

Existen algunos hábitos que te pueden ayudar a salvar la situación y tener excelentes resultados.
Existen algunos hábitos que te pueden ayudar a salvar la situación y tener excelentes resultados.

Un buen consejo es el tratar de prestar atención en todas las clases, esto disminuye la carga en las semanas de exámenes; las cosas se convierten en un pequeño repaso y no en una extensa investigación pues los temas se conocen y esto hace que ahorremos tiempo para materias que se nos complican más.

Por mucho que cueste, no dejes todo para el último día, trata de avanzar poco a poco en tus actividades y al final todo fluirá. Trata de tomar apuntes y hacer notas de audio, estas ayudan a recordar datos generales, son accesibles y fáciles de cargar, así podremos llevarlos a nuestras actividades para poder repasar en cualquier mini momento.

Es fundamental la comunicación con tus equipos de trabajo, generalmente nos toca trabajar con muchas personas, en grupos diferentes. Evita las redes sociales como distractores, utilízalas a tu favor.

Tratar de que tus anotaciones en clase sean dinámicas y divertidas, no significa que tengas que hacer todo con colores, puedes obtener un material de estudio agradable, con tan sólo cambiar la tipografía de tus notas y garabatear cosas que te hagan recordar, ya no estamos en primaria, en donde hasta la libreta te calificaban. Los apuntes son para ti y qué mejor que hacerlos con métodos que te ayuden a recordar. Esto puede reducir altamente el estrés.

Todos tendremos nuestros métodos y estrategias para sobrevivir a esta semana y a todos nos funcionarán cosas diferentes. Sin embargo, creo que existen algunas que son muy generales. Tu debes de encontrar los hábitos y herramientas que sean más adecuadas a tu persona.

Desde hace mucho comprendí que las calificaciones son importantes, pero de nada servirá, que el proceso para llegar a una buena calificación sea pésimo.

Es mejor tomar las experiencias de los proyectos como algo enriquecedor y no tanto concentrarnos en generar números altos. Muchas veces cuando estamos concentrados sólo en el número como calificación, nos olvidamos de lo que realmente tiene valor. Alguien que sólo busca un número agradable puede hacer de todo por obtenerlo; aunque no sea de una manera moral.

En general, se podría decir que, hablar de competencias es algo positivo; sin embargo, nunca me ha caído del todo bien esta palabra. Debemos de ser competitivos con nosotros mismos y hacer las cosas, no porque alguien, las esté haciendo mejor o peor. Es bueno observar el trabajo de los demás para ampliar tus ideas o pulirlas. Pero no me parece adecuado motivar todos nuestros trabajos por los demás. Desarrolla tus propios estilos y demuéstrate a ti mismo que sí puedes. Los reconocimientos vendrán por añadidura.

El siguiente Test fue realizado por universidades en España para que el alumno pueda identificar si padece de un cuadro de estrés, se encuentra en (http://universitarios.universia.es/examenes/antes-examen/perfil-estresado/)

¿Padeces estrés? Responde a las siguientes preguntas:

  1. ¿Me preocupo?
  2. ¿El corazón me late muy rápido y/o me falta aire y la respiración es agitada?
  3. ¿Realizo movimientos repetitivos con alguna parte de mi cuerpo, me quedo

paralizado o mis movimientos son torpes?

  1. ¿Siento miedo?
  2. ¿Siento molestias en el estómago?
  3. ¿Fumo, como o bebo demasiado?
  4. ¿Tengo pensamientos o sentimientos negativos?
  5. ¿Me tiemblan las manos o las piernas?
  6. ¿Me cuesta expresarme verbalmente o a veces tartamudeo?
  7. ¿Me siento inseguro de mi mismo?
  8. ¿Se me seca la boca y tengo dificultades para tragar?
  9. ¿Siento ganas de llorar?

Si tu respuesta es afirmativa, a la mayoría de estas interrogantes, probablemente padezcas un cuadro de estrés.

 

 

*Andrea Contreras, estudiante de Ciencias de la Comunicación, cuarto semestre.Objetivo: ser feliz, vivir intensamente y servir a los demás. Pasión: viajar y conocer el mundo, leer y disfrutar del cine. Amante de los animales y la naturaleza, futura guionista de contenidos documentales audiovisuales y posiblemente periodista.