Fotografía creativa y moda

Los colores son tan bellos que en algunas fotografías es importante mostrar el color de la piel, aunque el maquillaje o los accesorios acaben de dibujar el rostro es importante que la expresión del mismo nos evoque apreciar la emoción que se pretende comunicar y dejar a un lado el ornamento, aunque el paradigma se encuentre precisamente en la estrecha relación que tienen entre sí.

Josué es amigo y colega; comunicólogo lasallista y ahora un especialista en moda, sus estilos y principalmente la fotografía que la retrata. Quiero compartirles un poco lo que él piensa y por supuesto, un poco de su book.

 

Josué Medina Vega MFP.

Fotografía Publicitaria y Diseño

 

Contexto

Cuando se habla de moda generalmente se piensa en colores, poses, extravagancias, figuras geométricas o imágenes fuera de lo común. Sin embargo este complejo y apresurado mundo guarda un trasfondo en el que se definen conceptos que posteriormente se plasman en propuestas visuales, con uno o varios mensajes, para ser difundidos por diferentes medios. Estas propuestas visuales exigen prestar atención a requisitos específicos que no pueden saltarse y que son imprescindibles al momento de realizar una producción fotográfica de moda con fines publicitarios. Es una fórmula sincrónica que no debe pasarse por alto.

En la actualidad el sector moda trabaja a pasos apresurados exigiendo cada vez más la participación de más especialistas en diferentes ramos haciendo más complejos los procesos de producción. En estos procesos complejos, las etapas y las disciplinas van desde el proceso creativo, para la obtención del concepto rector, hasta el experto en maquillaje y peluquería, para integrar el estilismo del proyecto. Para brindar un resultado contundente se considera necesaria y oportuna una relación interdisciplinaria entre profesionales de la imagen, comunicólogos, diseñadores, modistas, estilistas, maquillistas, publicistas y, por supuesto el que con uno o cientos de “clics” será capaz de capturar e inmortalizar la escena: el fotógrafo.

Intro

Los estilos, las perspectivas, las “maneras” y las intenciones son tantos y tan diferentes que cada fotógrafo va construyendo su propia pila de arte. Y pese a que existen opiniones en contra de lo que al mundo de la moda se refiere, es importante hacer saber que más allá de una intención comercial o superflua basada únicamente en la esteticidad, también existe una mezcla de creatividad, emociones, historias de vida y grandes pasiones por plasmar un gran trabajo en equipo, y como bien dice un gran ícono en la historia de la moda, Diana Vreeland, “un vestido nuevo no te conduce a ninguna parte. Lo que importa es la vida que llevas con ese vestido” y es así como en cada fotografía intento contar siempre algo más, tarea compleja y muy difícil pero no imposible.

Cuando lo que se exige es presentar fotografías para un lookbook de alguna colección de
Diseñador y se sabe que lo más importante es la indumentaria y no la modelo,
entonces se corre el riesgo de hacer parecer una foto precisamente de plástico
y sin vida. Sin embargo cuando se le brinda cierta importancia a la figura y
además ésta nos proyecta personalidad, entonces las cosas cambian.

Cuando el blanco y negro nos propone conjugar la belleza de un rostro y la fuerza de una
mirada, no tenemos de otra más que ceder y dejarnos llevar por la belleza de
los contrastes, las luces y las sombras y la gran profundidad que una
fotografía de este estilo puede llegar a tener.

Muchas veces un gran dilema para el fotógrafo es tener que elegir si dejar una
fotografía a color o a blanco y negro. Ambas pueden denotar fuerza, carácter y
belleza. ¿Cuál es la correcta? La que su intuición le indique y la que mejor se
parezca a lo que se imaginó.

Como ya se mencionaba, los escenarios son tan diversos y no necesitan ser extravagantes
o rebuscados para hacer lucir la fotografía. Cualquier “rincón” vale la pena
ser analizado, estudiado y considerado para obtener un buen “tiro”.

Las miradas, las perspectivas y las posturas nos comunican tanto que concentrarnos
en un encuadre sencillo pero bien analizado nos llevará a capturar momentos que
no vuelven a repetirse, momentos cargados de sensibilidad y estética que,
juntos, crean una verdadera fotografía con contenido.

Los conceptos o mensajes visuales son pieza clave al momento de procesar
creativamente un proyecto fotográfico. Es por eso que otra pieza del gran reto
se encuentra en usar la menor cantidad de elementos posibles para no distraer o
confundir al receptor ni restarle limpieza a la fotografía.