Guernica, denuncia a la brutalidad

cabecera_guernica

Antes de ser pintor, Pablo Picasso fue un defensor de las minorías y sobretodo un feroz denunciante de las injusticias sociales. Toda su obra abarca estas temáticas y él mismo declara: “La pintura no esta hecha para decorar pisos, es un instrumento de guerra para atacar y defenderse de los enemigos”. Por eso, la genialidad de la obra de Picasso nace de su filosofía y su máxima representación artística, “El Guernica”, dio constancia de esto causando gran polémica durante su realización, en su exposición e inclusive después de la muerte del autor.


La realización del cuadro comenzó por un simple encargo. El gobierno de la república le encargó a Picasso un cuadro para el pabellón de la Exposición Universal que se celebraría en París el año de 1937. Picasso sabía que era la oportunidad perfecta para denunciar la situación problemática que había en España en esos momentos; fueron muchos los bosquejos que realizó el autor, pero no lograba consolidar la temática de la obra, aparte su situación sentimental no ayudaba al proceso de creación.

La guerra civil estaba en su máximo punto de ebullición; Hitler apoyó a Franco y su ayuda no iba a ser poca cosa: era la fuerza que necesitaba el Fascismo, materializada en lo que fue la Legión del Cóndor, compuesta por una gran suma de aviones y equipo de guerra.

El 26 de abril de 1937 la localidad de Gernika sufrió un terrible bombardeado, encabezado por la legión Cóndor Alemana. Los medios de comunicación de la época fueron muy explícitos con el manejo de la información; lo más impactante fueron las fotografías en blanco y negro que reflejaban la terrible realidad que se estaba viviendo y que fueron un elemento clave para que Picasso realizara su obra.

Picasso participó en la manifestación del 1 de Mayo de 1937 en protesta por el ataque de Gernika. Quedó tan impactado por la cantidad de gente que habían sido afectadas que decidió que la temática del mural sería el ataque a Gernika; ese mismo día empezó la investigación para su proyecto. Tenía el tiempo encima, en un mes debía entregar la obra; su última mujer, Dora, lo acompañó fotografiando en proceso.

Pablo Picasso representó en su obra la brutalidad del ataque y de las fotografías de los medios; todo lo que está en el cuadro es un espejo del ataque e inclusive podemos percibir en la figura de la mujer huyendo a todas las personas que no tuvieron oportunidad de escapar y murieron bombardeadas en sus propias casas. Todo está plasmado en el mural: hasta pareciera que “Guernica” fue hecha con pedazos de todas las fotografías del acontecimiento, con las cuales Picasso formó un collage aportándole su toque personal.

Untitled

“En la pintura que estoy trabajando y en todas mis últimas obras expreso claramente mi repulsión hacia la casta militar, que ha sumido a España en un océano de dolor y muerte”

Pablo Picasso

No hay mejor definición de la obra que la que el mismo Picasso nos proporciona: “océano de dolor y muerte”. Como todo océano es difícil encontrarle un principio y un fin al cuadro; al igual que el océano es sinónimo de caos e incertidumbre, sobretodo al momento de una tormenta, en este caso la tormenta la había sido provocada por el Franquismo.

La obra tuvo gran aceptación e inmediatamente surgieron miles de interpretaciones, inclusive hasta la fecha existen muchos estudios detallados que intentan analizar la obra de Picasso. Sin embargo estas son únicamente aproximaciones porque la esencia del cuadro no se puede sustraer de manera meticulosa. Se ha analizado minuciosamente cada figura de la obra pero “el todo no es igual a la suma de sus partes” y en este caso es mucho más el todo que las partes, es mayor el valor y el significado de la obra, que el de cada pieza. Hasta el propio autor, aturdido por las continuas interrogaciones respondió “El toro es un toro y el caballo un caballo”

La trascendencia del cuadro es donde realmente radica la importancia del mismo, pues como nos dice Paloma Esteban Leal, conservadora del Museo Reina Sofía, donde la obra permanece desde 1992 «En ‘Guernica’ no hay bombas, ni aviones, ni nada por el estilo porque no es una guerra u otra guerra, ni ésta ni aquella; es la manera en que Picasso muestra su rechazo a cualquier tipo de violencia de la guerra».

Es un claro ejemplo del autoritarismo de muchos gobiernos hacia el pueblo, lo cual es un factor que siempre ha estado presente a lo largo de la historia y en muchos países. He aquí el motivo de que naciones enteras se hayan sentido identificados con la obra. Con el paso del tiempo esta obra pasó de representar el ataque español, a ser referente del ambiente que se estaba viviendo en muchos países a causa de la segunda guerra mundial, hasta ser una denuncia contra la impiedad de todas las guerras, las pasadas, las que estamos luchando día a día y las futuras.

Fuentes

  1. http://www.elmundo.es/especiales/2011/10/cultura/guernica/grito.html
  2. Documental Guernica, pintura de guerra de Santiago Torres Ramón Valles recopilado en https://www.youtube.com/watch?v=9XkpAOdySjs
  3. Documental el Guernica de Pablo Picasso de la universidad de Morelia recopilado en https://www.youtube.com/watch?v=F2-VbqaHhLM