Guerra #132

001

por: Ricardo Palacios

Adicto-a-las-redes-sociales En la actualidad, a nivel global, las redes sociales han acaparado la atención de todos; algunos remarcan los aspectos positivos de dichos medios, otros haciendo énfasis en los problemas que conllevan debido a su mal uso. Redes como Twitter, Facebook, Whatsapp entre otras, nos brindan libertad de expresión, y como era de esperarse, el gobierno tiembla al verse en apuros y adopta posturas demagógicas ante la sociedad.

El movimiento “Yo soy #132” surgió “casi” por accidente durante una plática de Enrique Peña Nieto en la Universidad Iberoamericana. Las campañas electorales se valieron de la manipulación mediática, para decir que los movimientos de oposición venían de cierto tipo de gente que fue de “colada” a dicha universidad, lo cual fue desmentido por los mismos alumnos de esta, que se organizaron y dieron a conocer  por medio de redes sociales.

132_int_1

El problema surge cuando Enrique Peña Nieto llega a la presidencia, ya que su gobierno buscaría reprimir al movimiento “Yo soy #132” (que para este entonces, era muy grande y estaba conformado por estudiantes y trabajadores de diferentes estados del país). El gobierno de Peña Nieto buscó los medios para subyugar dicho movimiento estudiantil.

El primer paso fue intentar no hacer caso a dicho movimiento, y vender una idea en la televisión, es decir, solo marcar aspectos buenos de la campaña y del gobierno, haciendo caso omiso a este levantamiento social.

El segundo paso fue satanizar dicho movimiento, es decir, poner los reflectores sobre él, y vender una imagen distorsionada del “Yo Soy #132”, haciendo énfasis en sus marchas, sus revueltas y diciéndonos que alteraban el orden público.

001

El tercer paso fue buscar sucesos. En las redes sociales se difundieron muchas caricaturas al respecto en las que podíamos ver un movimiento tranquilo, por un lado, el cual es ignorado por los medios y, por el otro lado, tenemos a una sola persona gritando y mostrándose agresiva u ofensiva, la cual es fotografiada y filmada por los medios, para resaltar un aspecto negativo, por medio de una persona, con el afán de dañar la imagen de todo el medio.

El gobierno intentó apaciguar a este movimiento social, sin lograrlo del todo, ya que la organización “Yo Soy #132” tuvo un impacto superlativo en la sociedad, debido a las redes sociales Por las cuales se compartía información completa en la que se mencionaba lo que se iba a hacer y cómo se iba a hacer y, también por medio de las redes sociales, se desmentían muchas falsedades, publicadas en los medios masivos de información.

que-es-yo-soy-132-por-que-se-llaman-yo-soy-132-_1_1228614

Este movimiento desapareció prácticamente, en segundos; algunos que conocieron a personas que participaron en este moviendo y, de igual manera por medio de las redes sociales, mencionaron que integrantes de “Yo Soy #132” fueron desaparecidos; otros fueron “pagados”, como fue el caso del exvocero de dicho movimiento (Antonio Attolini), quien, al verse finalizado este levantamiento, se le vio conduciendo un foro en televisa.

Algo similar ocurrió en el movimiento de Tlatelolco en 1968; algunos aptos, son absorbidos por el sistema político-mediático, mientras que el resto, es subyugado, esto por mencionar algún ejemplo. El gobierno siempre repite estos patrones, y será igual a no ser  que conozcamos nuestra historia.

yo_soy_132_by_jopeli88-d51swsd

Actualmente la campaña política anteriormente mencionada, llegó al gobierno, y busca sesgar la libertad en las redes sociales, con leyes que buscan legalizar el espionaje con el fin de evitar comentarios políticos negativos, así como monitorear cualquier otro connato de movimiento social. A través de las reformas que plantean se acaba con la verdadera libertad de expresión y se reafirma que México no es una república, sino una oligarquía.