Hablemos de cambios energéticos

El mundo es dependiente del petróleo ¿Qué pasaría si se acaba? El mundo es dependiente del petróleo ¿Qué pasaría si se acaba?

Emilio Fragoso*

Hablemos de un México que está pasando por un mal momento debido al famoso gasolinazo impuesto a inicios del 2017, de Enrique Peña Nieto, con un índice de aprobación como presidente de la república que está por debajo del 16%, y que pareciera que su reforma energética impuesta en el 2015, no ha funcionado en nada, puesto que el precio de la gasolina, sigue subiendo, y no sólo la gasolina, sino que la canasta básica también se ve afectada al subir el precio de sus productos debido a la transportación de estos.

A eso, hay que sumarle la manera tan “positiva” en como el mexicano ha llevado esta situación con marchas, bloqueos y en el peor de los casos, los saqueos que se realizaron en diversos centros comerciales a principios de año y por último, pero no menos importante, la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos y la alza del dólar.

¿Qué tenemos como resultado? Un México caótico que no sabe cómo sobrellevar las crisis, que se burla y cuestiona la capacidad de su presidente para gobernarnos, que sólo sabe quejarse de la situación pero realmente no busca una solución al problema, y que con su limitada forma de pensar, en vez de apagar la llama de la crisis, la hace más grande.

¿La respuesta a este problema está en quitar a Peña del poder? Por más que su popularidad se encuentre por debajo del 16%, por más que renuncie y entre otro presidente, la cruda realidad es que la gasolina y otros productos derivados del petróleo van a seguir en aumento, podrá llegar a disminuir un poco como una máscara que busca cubrir una cara, pero en determinado momento volverá a subir, pero ¿por qué?

Recordemos que el petróleo es un recurso fósil no renovable, procedente de la descomposición de materia orgánica; por lo tanto, tarde o temprano se agotará, incluso en el 2011, el FMI (Fondo Monetario Internacional) reportó que los mercados globales del petróleo estaban sufriendo una escasez del producto, parte de esta escasez, se debió al rápido crecimiento de demanda de petróleo en países emergentes, sobre todo en China, motivo por el cual, el precio del crudo había aumentado precipitadamente.

Para el 2035, el mundo podría sufrir una crisis de escasez de petróleo.
Para el 2035, el mundo podría sufrir una crisis de escasez de petróleo.

Lo alarmante viene para el futuro, ya que se estima que para el 2035 el mundo podría no tener suficiente petróleo para satisfacer la demanda.

Los descubrimientos existentes, desde luego, tienen un papel clave que desempeñar en el futuro suministro mundial de petróleo, pero a menos que los resultados de exploración empiecen a mejorar de manera significativa, el crecimiento del suministro se volverá insostenible (Gibson Patrick, 2016)

De acuerdo con Wood Mackenzie (2016), advierten en un estudio que dado que las empresas han reducido sus presupuestos de exploración en más de la mitad, a 40,000 millones de dólares (mdd), pueden correr el riesgo de no encontrar nuevos suministros de petróleo suficientes.

Podemos pensar que el 2035 se encuentra muy lejano, lo cierto es que el tiempo pasa demasiado rápido, y el confiarse en tener a hasta ese año es un error grave que ningún país debe pasar por alto, especialmente México, que lamentablemente es un país muy dependiente del petróleo, tanto que por la alza del precio de la gasolina y el aumento de precios en la canasta básica, la gente ha perdido el control pensando que es el fin del mismo país.

Hay que pensar también en la parte ambiental ya que la contaminación derivada de emisiones industriales mata a 3.7 millones de personas en urbes y zonas rurales, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, tras la aprobación del Congreso de la Ley de la Transición Energética (2015), las industrias en México se encuentran obligadas a cambiar  su consumo energético a partir del petróleo y otros combustibles fósiles.

La gran pregunta que surge a partir de esta aprobación es ¿México se encuentra preparado para este tipo de cambio energético?

Una de las opciones de energía más limpias que podemos llegar a utilizar es la geotérmica, que aprovecha el calor interno de la tierra para generar electricidad, de acuerdo con el directivo de Grupo Dragón (2016) “Las plantas producen 24 horas, 365 días del año y todas sus horas son efectivas”

Planta geotérmica
Planta geotérmica

El aprovechamiento de una planta geotérmica puede llegar a ser de un 98%, más efectivo que el de una planta eólica con un aprovechamiento del 35-40%, lamentablemente, se cuentan con sólo 7 centrales geotérmicas: 5 en Baja California, una en Michoacán y otra en Puebla; la inversión para moverlas o transmitir energía a todo el país puede poner en riesgos la vida del proyecto.

La energía eólica se ha desarrollado a una velocidad impresionante, puede generar hasta 30,000 gigawatts por hora; la inversión para una central es de 2 millones de dólares, contamos con 31 centrales concentradas en los estados de Oaxaca y Tamaulipas.

Energía eólica
Energía eólica

Y por último contamos con la energía solar, la cual es prácticamente ilimitada, la cual podemos utilizar para generar gran cantidad de energía para nuestros carros, casas, aparatos eléctricos, etc. Para el 2020, se espera que haya 4,000 Megawatts generados con celdas fotovoltáicas en el país.

Energía solar
Energía solar

Como podemos ver, la solución va más allá de quitar a Peña del poder, va más allá de hacer marchas o saqueos contra el gasolinazo.
México cuenta con varias opciones para poder generar un cambio energético, sin embargo, los obstáculos de inversión de plantas en diversas partes del país, la inversión en tecnología, el mantenimiento de estas, la dependencia del petróleo en México entre otros factores, nos impiden ver más allá del gasolinazo que está afectando al país, pero si se toma conciencia de esta situación y el pueblo junto con el gobierno, se podría poco a poco a optar por un cambio energético dependiendo de la zona y estado del país para aprovechar estos recursos que son más limpios, amigables y nos ahorraríamos una gran cantidad de dinero si vamos eliminando de a poco el uso de la gasolina y sus productos derivados del petróleo.
Opciones hay muchas, sólo es cuestión de que el cambio comience por uno mismo.


 

*Emilio Fragoso* Alumno de octavo semestre de la licenciatura en ciencias de la comunicación