Los retos y el doble juego de la comunicación…

Miembros del KKK en la manifestación de Chralottesville en Virginia. / AP / STEVE HELBER Miembros del KKK en la manifestación de Chralottesville en Virginia. / AP / STEVE HELBER

A propósito de las inconcebibles noticias que nos llegan de todas partes del mundo: fenómenos migratorios desgarradores, actos xenófobos exacerbados, discriminación, violencia que se replica en cualquier rincón, ciudad, pueblo, barrio; actos terroristas y ahora el odio racial más atávico, aquel que no se ha erradicado y enseña las garras ante la coyuntura favorable que se les presenta (de algún modo Trump cargará con las consecuencias de esto); uno se pregunta una y otra vez ¿cómo es posible que el mundo haya llegado (o retrocedido) a estos extremos? ¿cómo es posible que ante los avances tecnológicos y científicos, en especial en materia de comunicación, las sociedades no resuelvan los tradicionales atolladeros ideológicos, religiosos y políticos? ¿qué papel juegan los comunicadores profesionales (no sólo de los medios masivos) en todos estos dolorosos acontecimientos? ¿qué tanto ha logrado la comunicación desde un discurso de paz y no violencia?

Migrantes que llegan en el tren "la bestia" a un refugio en  Ciudad Obregón. Foto de agencias
Migrantes que llegan en el tren “la bestia” a un refugio en Ciudad Obregón. Foto de agencias

Me vienen a la mente las palabras de Martín Barbero, teórico de la mediación que problematizó los oficios del comunicador, a quien lo visualiza entre otras cosas como el “…comunicador-mediador, aquel que asume como base de su acción, las asimetrías, las desigualdades sociales y culturales, que tensionan/desgarran toda comunicación y entiende su oficio como el trabajo y la lucha por una sociedad en la que comunicar equivalga a poner en común” (*) Me parece que esa intención es y seguirá siendo un propósito irrenunciable de nuestra profesión.

A partir de esto me di a la tarea de revisar materiales sobre la complejidad de la comunicación y encontré algunas notas que tenía sobre una conferencia magistral que dictó el Dr. Manuel Martín Serrano en el marco de un foro de Comunicación estratégica en la BUAP, Puebla. Serrano es uno de los autores que ha hecho un vasto y profundo trabajo teórico, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid (para una información más completa y sintética de su obra, recomendamos el número especial de la revista Chasqui Martín Serrano y sus aportes a la comunicación “>

En aquella conferencia magistral Martín Serrano hizo mención al “doble juego” inevitable de la comunicación, sus ideas dan mucha luz para comprender la complejidad de estos asuntos y las paradojas de la comunicación en nuestras sociedades cada vez más diversas, un gran reto para esa clase de comunicador-mediador en un mundo más conectado y fluido, pero más también más polarizado por diversos frentes ideológicos.¿Cómo se puede construir una mediación a partir de esas confrontaciones de odio y violencia?. Hay mucho que hacer desde la educación y la comunicación en niños y jóvenes.

1. El ser humano ha creado dos clases de universos simbólicos: los de la pertenencia y los de la autonomía, es decir, lo que nos identifica y lo que nos diferencia. Los símbolos son para la interacción, cumplen esa función. Con el recurso de los símbolos se reconoce la identidad del otro. En esta vinculación y desvinculación permanente, a veces desgarradora, en este doble juego es en el que opera la comunicación. Esta es necesaria, tanto para afirmar la autonomía, como para transformar la autonomía en heteronomía, es decir, la comunicación hace posible la individuación de los sujetos, pero también la vinculación con lo colectivo y opera desde esta doble paradoja, inevitable, entre lo individual y lo colectivo. Constantemente “nos debatimos entre ser con otros y entre ser sin los otros” explicó atinadamente el Dr. Serrano.

Vuelve el Ku klux Klan. Periódico "El español"
Vuelve el Ku klux Klan. Periódico “El español”

2. Autonomía y comunicación. La evolución ha requerido millones de años en la tarea de mantener los vínculos para sobrevivir, asimismo supone la separación física entre los agentes y la comunicación ha ayudado en este largo proceso de individuación, tiene valor adaptativo, pero al mismo tiempo ha sido necesario separarse para no depender de otros sujetos: la autonomía favorece la diversidad. La autonomía impulsa el estímulo de las necesidades individuales, la satisfacción de las necesidades del YO y se manifiesta comunicativamente. “El ser humano es un sí en si mismo”, se comunica con los otros para vivir separado de ellos, esta es la paradoja de comunicación. Las sociedades que han perdurado son las que garantizan la autonomía que separa, así como que exista una heteronomía que agrega y vincula por medio de los símbolos.

3. Identidad y comunicación. En un doble juego, las definiciones de identidad definen a sus miembros y viceversa, los miembros le dan identidad al grupo. El autor destaca que los símbolos de pertenencia nos siguen cohesionando en el etnocentrismo, las identidades exocéntricas representan a otros grupos idénticos entre ellos y distintos de los otros, de allí surgen los prejuicios, la xenofobia, los estigmas.

Blancos cupremacistas. Foto de "La prensa"
Blancos cupremacistas. Foto de “La prensa”

El Dr. Serrano afirma que el etnocentrismo ha sido favorecido históricamente y es a la vez uno de los obstáculos para avanzar en las sociedades, de hecho es lo que nos pone en peligro y lo que probablemente nos lleve a la destrucción. Entonces ese doble vínculo en el que opera la comunicación que propicia tanto lo individual como lo colectivo, a través de símbolos de identidad y de pertenencia, es un conflicto básico e irreductible de nuestra especie; afirma que esa es la dimensión trágica de la cultura y de las identidades y, finalmente, de la existencia humana.

Los miembros del KKK  escoltados por policías  en Charlottesville, Virginia. Steve Helber Associated Press
Los miembros del KKK escoltados por policías en Charlottesville, Virginia. Steve Helber Associated Press

* Barbero, M. (2005)Los oficios del comunicador. Revista Coherencia. N°2, Vol.2. Colombia