Los personajes más malvados de la historia

serial-killers-public-enemies-paul-ward

Por: Sofía Ku Reynoso.

Una persona cruel es alguien maligno, perverso y con malas intenciones.

No existen registros que prueben quién fue la primera persona en cometer un acto perverso, sin embargo existen registros de personas que han realizado actos viles a lo largo de la historia de la humanidad.

11H

El tema del bien y del mal ha sido muy debatido, se puede apreciar en la filosofía y religión, pero estas dos disciplinas no son las únicas en manejar dicho tema, pues cualquier ciencia o rama del conocimiento puede hacerlo, inclusive la administración.

A diario nos cuestionamos mucho al tomar una decisión por más simple que sea, sin embargo no cuestionamos la mayoría de nuestros actos. Las personas “normales” distinguen lo bueno de lo malo, lo que les conviene y de lo que no, lo moral e inmoral; pero existen personas amorales que no distinguen esto. Estas son personas que no crecieron con una formación educativa completa o en un ambiente apropiado; y en la mayoría de los casos no se les ayudó a entender la gravedad de sus cometidos.

bien-y-malEs difícil establecer una definición sobre  lo que es considerado bueno y malo; el hombre ha hecho innumerables esfuerzos por establecerlo y sin embargo hoy en día sigue siendo un tema de discusión y lo seguirá siendo; pero sí se sabe algo: lo bueno nos gusta-aunque sea malo para otro- y lo malo es lo que no nos gusta.

Lo anterior no se refiere a las obras de uno mismo sino a los que nos afecta y no podemos controlar.

El problema con definir lo bueno y lo malo es que es muy subjetivo, es decir carece de objetividad. La religión es de las pocas disciplinas que han tratado de acercarse a esta definición, por ello se dice en la religión católica y cristiana que los pecadores van al infierno y los “bienaventurados” al cielo.

En estas dos religiones hay un profundo temor a obrar mal, es decir cometer uno de los siete pecados capitales. Todo acto impuro terminará por ser castigado: hay un Dios que todo lo ve-según cada religión.

Un ejemplo claro de una norma de vida estricta son los Diez mandamientos; los cuales tratan de regular al hombre con reglas o consejos básicos para vivir mejor y sin problemas; inclusive muchos que no son religiosos  los practican inconscientemente.

10-mandamientos

Ya mencionamos personas que no relacionan lo bueno con lo malo, ahora es momento de referirnos a personajes que sí tenían consciencia de los que hacían cuando estaban vivos, la gran mayoría de estos ya ha muerto, pero dejaron huellas en la historia que los años no podrán borrar. En este presente artículo se hablará acerca de los criminales más perversos que ha conocido el mundo.

Entre los asesinos y violadores más destacados se encuentran: Ted Bundy, Richard Trenton Chase, Jack el destripador, Jeffrey Dahmer, Alber Fish, Andrei Chikatilo, Joachim Kroll, Dennis Rader, Javed Iqbal, Gilles de Rais, Vlad Tepes, Isabel Bathory, Ranavalona I, Delphine Lalaurie, Ivan el terrible, Idi Amin, Felipe Petry, John Wayne Gacy, Pol Pot, Charles Manson, Kenneth Bianchi, Angelo Buono, Brenda Spenser, Natsumi Tsuji, Robert Thompson, Jon Venables, Eric Smith, Craig Price, Mary Bell, Al Capone, Jesse Pomeroy,  etc.

serial-killers-public-enemies-paul-ward

Primero cabe comenzar con un ser legendario y muy conocido en la cultura actual: Drácula. No fue siempre un personaje de terror como se le representa en las películas de Hollywood: una vez existió una persona llama Vlad Tepes-de quien se inspiró Bram Stoker para crear a Drácula. Este personaje fue el Príncipe de Valaquia, Rumania en 1448. Le fue apodado Draculea –hijo de Diablo- debido a su crueldad. Peleó toda su vida contra otomanos, turcos, húngaros y musulmanes. El método que utilizó para causar terror es de recordar: el empalamiento; el cual consistía en introducir un palo enorme de aproximadamente quince metros por el recto que atravesaba el interior de la persona hasta salir por la boca, de tal forma que no dañara los órganos vitales; era una muerte lenta y dolorosa.

250px-Gillesderais1835El siguiente personaje en la lista es Gilles de Rais, quien  asesinó y violó a más de 200 niños durante los años de 1432 a 1440. Sus crímenes estaban ligados al homicidio, la tortura, despellejamiento, decapitación, descuartizamiento y violación de infantes, todo por simple placer.

Fue en 1437 cuando le dio propósito a su enfermo pasatiempo: sacrificar inocentes para invocar al diablo. Se dice que el demonio que invocó se llamaba Barron.

Su castillo de Tiffauges fue el lugar perfecto para secuestrar y ocultar los cadáveres calcinados de cientos de niños. El 13 de septiembre de 1440 fue visitado por militares que decían sospechar de él por la desaparición de muchos jóvenes que rondaban cerca de su castillo. El 19 de ese mes fue sentenciado y el 26 de octubre de ese mismo año fue ahorcado.  Sus sirvientes corrieron la misma suerte. Antes de morir  Rais fue excomulgado, lo cual le generó terror, por ello confesó y fue perdonado por el sacerdote de esa comunidad y su cadáver fue enterrado en una iglesia.

Un siglo después surgió otra asesina en serie aún más temida y qaue cobró la vida de 600 mujeres: su nombre era Isabel Bathory. Es igualmente conocida como la condesa sangrienta por beber la sangre de sus víctimas para conservar la eterna juventud.

Isabel Bathory nació en 1560 en Byrbathor, una ciudad de Hungría. Fue obligada a contraer matrimonio con el conde Frernc Nadasdy, con quien tuvo tres hijas y un varón. Después de la muerte de su esposo durante la guerra, se desataron sus deseos homicidas que reprimió por muchos años.

Se decía que a Isabel le atraían sexualmente las mujeres, con quienes sostenía relaciones muy violentas que involucraban golpes y sangre, lo cual asustaba a quienes se ofrecían. Ella violaba a sus sirvientas y maltrataba a sus criados.

Torturar a sus sirvientes era parte de su rutina diaria, pero a Isabel sólo le preocupaba una cosa: su inevitable envejecimiento.

 Existe una anécdota que relata cómo nació la idea de que asesinar vírgenes le traería belleza inigualable. Fue en un día normal, su sirvienta le estaba cepillando el cabello, pero involuntariamente ésta le lastimó. Fue entonces cuando Isabel se levantó furiosa y dio un golpe a la nariz de su sirvienta, su sangre cayó en la alfombra a la vista de la condesa. A la mañana siguiente Isabel fue a ver qué había sucedido con la alfombra, tocó ésta y luego se percató de que el lugar preciso donde había caído la sangre era mucho más suave que el resto de la alfombra.

Así fue como comenzaron épocas oscuras y noches de descabezamiento para cientos de desafortunadas que rondaban por su castillo y algunos años después sería condenada al encierro en su propia torre. Murió el 21 de agosto de 1614.

La siguiente en la lista es una mujer tan despiadada como lo fue Isabel: Delphine Lalaurie. Nació en Nueva Orleans en 1775; dos veces viuda, contrajo nupcias por tercera vez con Louisdelphine-lalaurie Lalaurie en 1825. Vivían en una mansión lujosa de tres pisos.

Se dice que Delphine Lalaurie era una mujer cruel y sanguinaria a la que le gustaba torturar a sus esclavos. Ella asesinó alrededor de 70 esclavos en su mansión. Entre sus torturas se encontraba la mutilación, la amputación de miembros y castración. A las mujeres solía arrancarles las uñas y a los hombres les costuraba los ojos y la boca; también experimentaba con el cambio de sexo, para ello cortaba los testículos de los hombres y hacia agujeros en donde antes había carne.

Entre las muchas anécdotas que cuentan sobre ella existe una muy parecida a la de Isabel Bathory. Un día una niña esclava de 12 años estaba peinando a Delphine y sin desearlo le jaló en cabello. Seguidamente ella la persiguió por toda su mansión, hasta que finalmente llegaron al último piso, Delphine la arrojó y ésta cayó al suelo, se rompió el cráneo con el golpe.  Un vecino lo vio todo y llamó a la policía, pero al tratarse de un esclavo lo ignoraron.

Delphine Lalaurie no tenía piedad y no sentía culpa, todos sus crímenes quedaban impunes, hasta que un día hubo un incendio en su mansión. Pareciera ser que sus esclavos lo provocaron para que todos vieran sus fechorías. La policía llegó y loa presentes quedaron horrorizados con el descubrimiento de setenta y cinco cadáveres en el patio trasero y el sótano repleto de esclavos a medio morir y otros sin extremidades que estaban colgados en ganchos. La policía no dejaría pasar esto, pero cuando iban a encarcelar a Delphine, ésta ya no estaba, huyó en una carroza y no se supo nada más de ésta, hasta que un día en las noticias se encontró en la sección de recientes difuntos el nombre de ella. Delphine murió alrededor de sus seres queridos y nunca fue castigada por sus crímenes.

La siguiente mujer en la lista, tan vil como las dos anteriores, es  Ranavalona I, reina de Madagascar,  una asesina que mató a más de 10,000 en una semana de festejos sin motivo alguno más que por placer. Asesinó a más de 150,000 cristianos, a quienes perseguía su ejército.

Su reinado fue aterrador, le gustaba escaldar vivos a los reos, envenenarlos y llevarlos a nadar a las aguas infestadas de cocodrilos.

Esto demuestra que la habilidad y gravedad de cometer actos crueles no distingue sexo, no importa si eres hombre, mujer o hermafrodita: todos pueden disparar un arma contra alguien.

MTE1ODA0OTcxNTM4MDIzOTQ5El siguiente a mencionar es Idi Amin, el ex dictador de Uganda, su principal crimen es el canibalismo, pero entre los muchos errores que cometió fue el llevar a su país a una crisis económica extrema que mató de hambre a 500,000 habitantes. Expulsó a más de 90,000 asiáticos y británicos que residían en Uganda. También torturaba los prisioneros, primero los castraba y luego los ahogaba por pura diversión.

Según algunas fuentes, este hombre asesinó a su primera esposa en su automóvil, la descuartizó y costuró sus extremidades al revés y finalmente la introdujo en el garaje de un doctor, éste posteriormente asesinó a sus hijos y luego se suicidó.

Tenía 40 hijos, a ninguno de ellos los quería realmente, solo los tuvo para demostrar su virilidad.

En esta lista se han mencionado a personajes muy conocidos por historiadores, que siguen siendo un enigma para las personas que se guían por la ética y por los estudiosos del comportamiento humano.

Existen criminales legendarios que pasan a ser reconocidos no por el número de asesinatos, sino por la gravedad de estos. Algunos de ellos no son tan conocidos como otros, pero con un crimen que cometan es más que suficiente para no pasar desapercibidos.

Un caso notorio es Daniel Felipe Petry, un chico que desde niño se había mostrado agresivo con otros, fue llevado a terapia y sin embargo no siguió su tratamiento. Su víctima se llamaba Gabriel Kuhn, un chico de 12 años bien portado y de buenas calificaciones.

A Petry le gustaba los videojuegos, de hecho, éstos eran su pasatiempo; todo iba bien y los chicos se respetaban como vecinos, hasta que un día una discusión en el juego de “Tibia” destruyó aquella paz.

Petry llegó enfurecido a la casa de Gabriel, quien se encontraba solo. Lo llevó a su habitación y entonces lo violó, luego le enrolló un cable en el cuello para dejarlo inconsciente; acto seguido  tomó una segueta de la cocina y regresó para cortarle las piernas… el niño aún estaba vivo cuando se las amputó. Gabriel se desmayó del dolor y cuando recuperó la conciencia ya no tenía una pierna, Petry continuó y le separó la otra, el niño murió desangrado y de dolor. Mientras estaba vivo Gabriel no paraba de llorar y de gritar.

Esta es una clara prueba de que una persona nunca puede saber a quién tiene realmente por vecino. Al final Petry fue condenado a tres años de prisión.

Los asesinos andan sueltos en cualquier ciudad, algunos deambulan como personas decentes y otros se hacen notar, hasta el punto de ser nombrados bajo un apodo, tal es el caso de “Jack el Destripador”, el asesino de Whitechapel, que cometió cinco asesinatos. Todas sus víctimas eran prostitutas de bajo nivel económico. Cada una de ellas murió de manera similar: con una cortada profunda en el abdomen y desmembradas. Parecía ser que el homicida tenía conocimientos quirúrgicos y durante años se especuló que podría haber sido un doctor o un cirujano. Sin embargo, las últimas investigaciones han revelado que Jack el Destripador resultó ser un peluquero llamado Aaron Kosminski.

Todo asesino tiene un pasado oscuro o decadente, ya sea por el ambiente o familia con la que vivió o por las situaciones que lo llevaron a cometer un  homicidio.

Entre las muchas historias psicopáticas encontramos la de Richard Trenton Chase “El Vampiro del Sacramento”, quien tuvo una infancia muy dura de sobrellevar.

92970CC4-A41D-45D2-86CC-AE21F042D97B

Richard nació en Sacramento, California, el 23 de mayo de 1950; su padre era alcohólico, drogadicto y muy violento, solía golpear a su esposa. Ambos estuvieron en conflictos de pareja por 10 años. Poco a poco la mente del pequeño Richard se iba deteriorando e iba adoptando una conducta antisocial y agresiva.

En secundaria decía que narcotraficantes deseaban asesinarlo; en la universidad seguía con la misma idea delirante.

Trató de estudiar una carrera, pero no pudo aguantar la presión universitaria y terminó por renunciar. Luego de ello obtuvo un trabajo en el cual duró algunos meses. Durante ese tiempo intentó sostener relaciones sexuales con mujeres pero resultó ser impotente.

Richard también decía que su sangre estaba siendo envenenada por su madre y afirmaba sentir cómo se secaba; debido a ello, concluyó que necesitaba sangre fresca.

Comenzó a consumir carne cruda y sangre de animales para satisfacer tal carencia. Para lograr sobrevivir comenzó a robar animales, a veces los compraba. Primero consumía conejos,tumblr_mszlimyA6U1s9nyv5o2_500 luego palomas, después perros, gatos y finalmente vacas y ovejas. Cuando ya se había cansado de consumir sangre de animales decidió experimentar con sangre humana, pues estaba convencido de ser un vampiro.

Su primera víctima fue Terry Wallin, una mujer embarazada de 22 años. Terry fue apuñalada varias veces en el vientre y en un seno. Richard bebía de su sangre mientras aún estaba viva; Terry Wallin murió de dolor y desangramiento.

Así fue comenzó la carnicería cuando tenía 28 años de edad. Sacramento nunca antes vio crímenes tan catastróficos.

El último personaje a mencionar es una niña que mató a otro niño más pequeño. En 1968 y cuando tenía once años, Mary Bell  estranguló a un menor de ocho años. Este fue su primer crimen, el segundo fue mucho más brutal y fue a un niño de cuatro años. Mary lo estranguló al igual que el primero, luego cortó sus genitales y al final marcó una “M” en su vientre.

Los delitos no distinguen edad, no hay ser humano que se salve de los bajos instintos, a veces la inocencia se pierde a edad muy temprana.

Una cosa es cierta: vivimos entre depredadores y algunas veces se puede caer como presa de estos. Medios hay muchos y también existen las facilidades.

bell-mary-1968

El problema de asesinar es que es demasiado simple, basta con dañar un órgano vital o con dar un golpe mortal; el ser humano posee una anatomía delicada, los órganos deben de ser cuidados.

En épocas remotas, el asesinato era un acto a veces necesario para comer, se cazaban animales y se luchaba por el puesto más alto. Los inviernos eran largos y eran otro motivo para matar, pues el hombre necesitaba piel. Luego surgió la agricultura y asesinar pasó a ser una actividad secundaria.

Conforme el hombre ganaba dominio sobre la naturaleza, se iba haciendo más fuerte el lazo entre las personas, puesto que el ser humano funciona como un sistema. Al hombre no le conviene dañar a una persona importante dentro de tal proyecto.

En nuestros días, el hombre ya no sólo asesina por sobrevivir, y parece no siempre saber porqué lo hace, el motivo se ha vuelto, a veces, el aburrimiento.

Este mundo no es lo suficiente seguro, la vida no está asegurada y somos seres frágiles que se dañan con facilidad.

El dinero podrá asegurar la estabilidad, pero fuera de ello existen muchas cosas que están fuera de nuestro control y pueden desequilibrar esta calma.

Si la causa de una muerte no es la temperatura, el ambiente salvaje, el suicidio, un accidente o por motivos de salud y enfermedad, seguro se trata de un asesinato….