México, el país surrealista

Mexico-Flag-Boy

por: Ricardo Palacios

 

Mexico-Flag-BoyUn país surrealista sería uno que vendiera limones y comprara jugo de limón, vendiera naranjas y comprara jugo de naranja. Y, a decir verdad, existe un país surrealista que extrae petróleo crudo y compra gasolina, y dicho país, se llama México.

A decir de André Breton, quien atravesó por diversas peripecias al ser invitado por la UNAM para dar una conferencia sobre el surrealismo: “Yo no sé a qué he venido, yo no tengo nada que enseñarles; México es el país más surrealista del mundo. Disculpen, hasta luego”. Posteriormente Dalí apoyaría esta declaración (“De ninguna manera volveré a México. No soporto estar en un país más surrealista que mis pinturas.”) después de visitar nuestro país. Y no hablaban precisamente de lo pintoresco, sino de nuestra idiosincracia.

Podemos ver que este patrón surrealista, por no decir absurdo, se repite en nuestro método de consumo. Es un hecho que todos los productos ya procesados y envasados son mucho más costosos que aquellos que no lo están. El simple hecho de comprar naranjas en lugar de jugo embotellado de naranja, hace una gran diferencia económica y nutricional.

Embotelladora de agua.
Embotelladora de agua.

La filosofía de la conservación ambiental, muchas veces va de la mano con la conservación económica. Una botella de agua de litro y medio, cuesta alrededor de $10, mientras que un garrafón de 20 litros de agua cuesta alrededor de $25, es decir que por 15 pesos más te estás llevando 18.5 litros extra y de paso evitas desperdiciar plástico cada que tomas agua. Es buena idea comprar una botella especial para agua.

Intentar usar envases retornables es una buena idea para ayudar a tu economía y de paso al medio ambiente. El proceso de reciclaje de una botella puede contaminar el aire tanto como el de producción de una nueva, evitamos que se produzca una nueva botella que va a terminar en algún lugar y que a su vez, va a contaminar la tierra.

 Evitar el uso de popotes puede ser una de las mejores alternativas, a pesar de que en casa es poco común que se utilicen popotes, hay casos en los que sí son utilizados. En algunos establecimientos, limitar el uso de los popotes puede ser una solución muy buena para ahorrar unos cuantos pesos y ayudar mucho; es el caso de algunos restaurantes que al llevar una bebida, no entregan popote, explicando el motivo, pero que de requerirlo el cliente, este se le entregará.

Comprar en algunos mercados locales puede beneficiar de múltiples formas, ya que en ellos se pueden encontrar productos locales, frescos y, si bien, no son orgánicos como tal, tienen menos químicos, pesticidas o manipulaciones genéticas, además de que son más baratos, cuentan con más sabor ya que no contienen químicos para aumentar volumen de agua.

photoEscudo_Mercado_de_San_Juan_San_Juan_Header

Algo que últimamente se ha puesto “de moda”, por llamarlo de alguna manera” son los huertos caseros. Actualmente se pueden encontrar muchas ideas en internet, sobre cómo poder hacerlos de manera estética, económica y práctica, dedicando solo un rincón del jardín. Esta nueva tendencia puede hacer una diferencia en varios aspectos: en estos huertos caseros, regularmente se usan plaguicidas naturales y orgánicos, los cuales no contaminan el ambiente. También hacen un gran cambio a nivel nutricional, ya que, de esta manera, no se consumen los pesticidas ni fertilizantes químicos (hay que recordar que son absorbidos por las plantas por medio de las raíces). Todo esto sin mencionar que requieres una ligera inversión en un principio, pero manteniendo las plantas, dejaras de comprar algunos productos en el supermercado.

huerto-casero-interior

Recuerda que no es difícil hacer un cambio para cuidar el ambiente, tu salud, y de paso tu billetera.