Palabras, luz, forma…belleza

Vuelo alto 3

Gerardo del Rivero nos comparte dos poemas que enriquecen nuestra sección de Letras Reciclables,  los acompañan expresivas imágenes del artista plástico Rigel Sauri,  magia de la palabra, de la luz y de  las formas que nos inspiran para vivir y reinventar la belleza cada día.

 

 

 

Claridad adelante

 

Inconsciente, siempre presente

Por las mañanas me remito a otros lugares
Que huelen distinto,
Que me resecan los labios
Y que me recuerdan a la sangre dudosa y ajena;

Sangre dudosa y ajena, ¿hacia dónde voy?
Porque seguro estoy que no me llevan.

No siempre sucede, no siempre las mañanas saben a sereno
A veces se olvidan de la lengua, del olfato y se asientan en mi frente,
Me queman,
Me saben a mediodía,
Y la mitad se perdió, entonces, en sueños

Y los sueños se perdieron en olvido,
Y el olvido fue recordado para presentarse ante los ojos ajenos.
No la sangre, sólo los ojos ajenos

Que me ven ir hacia ningún lugar.

Y las mañanas, entonces activan la memoria,
Despiertan el inconsciente,
Saben a desayuno esporádico,
Parecen familia.

 

 


Energía, materia


Ahora sé por qué existe

Te evaporarás
No quedará líquido de tus ojos
Ni agua de tu aliento.

Te evaporarás.

Serás partícula con ligera cohesión
Y podrás viajar por el infinito como siempre presumiste querer.

Porque te evaporarás.

Serás parte del viento
Y refrescarás mi ingenuidad a la media tarde

Me permitirás salir del cuarto a romperme contra el desahogo.

Y sé que te evaporarás.

Y luego de ser viajes, historia y viento.
Te condensarás para rodearte de nubes
Te desvanecerás en forma y cuerpo
Y transitarás al mimetismo
Y ahora te llamaré mujer nube.

Nube creativa, nube creadora
Nube que da vida
Pero absorbes aliento vital…

Mío, tuyo; querido, deseado,
Pero siempre importante para ti y para mí.

Y como nube de algodón
Te robaré dos mordidas salvajes y grotescas
Para esconderte entre mis dientes,
Ahí donde jode,
Y así no poder negar jamás que te conocí

Llevaré astillado tu artificio por siempre, mi vapor de nube,
Aunque sea en la boca.
Ésta es mi promesa.

 

Vereda de luz