¿Qué hay después de la muerte?

alma sin mar

Por: Alejandra Barrón.

No hay algo que conozcamos menos que la misma muerte. Algunos creen tener las respuestas a múltiples preguntas por las experiencias previas que han tenido, pero son sólo nociones poco certeras que no revelan ni la mitad de lo que queremos saber. Cada paso que damos, cada decisión que tomamos, nos lleva al fin de nuestro último aliento.

El miedo más grande para algunos no es la muerte, sino lo que ocurra después de ella e ingeniosamente se logra contrarrestar este miedo dando explicaciones, que para algunos son lógicas y para otros son simples teorías con el notorio y esencial toque de doctrina o religiosidad. Existen tantas formas de describir lo que sucede después de padecer la muerte, y cada una de ellas tiene detalles específicos que hacen ser la mejor opción de explicación para un tema tan especial. Se trata de sustentos que están a la mano del hombre y que aún así no responden incógnitas del todo. A estos sustentos, formas o teorías se les conoce mejor como creencias, religiones e incluso se pueden ver como estilos de vida. Es algo que se debe escoger, que no debe ser impuesto, porque ahora es mejor elegir el destino que mejor convenga, ¿no es así?.

Carmen_Bellido_Concesi_n_de_la_vida_a_la_muerte

Podríamos dividir al mundo en dos grandes y muy generalizados bloques: El primero afirmaría: “puedo creer lo que es imposible lograr ver”,  y se explica a través de diversas escatologías particulares o posmortuorias.

islamEl Islam es una palabra árabe que significa “sumisión”, en el contexto religioso marca que es la sumisión a la voluntad de “Alá”, principal ser superior. Al igual que el cristianismo tienen un libro que guía sus principios y acciones, y es el Corán. La fe cuenta para el destino del creyente y cuando dicho creyente haya fallecido, conoce en persona a Alá y es conducido al paraíso. Sin embargo, no recibe íntegramente su recompensa hasta el Día del Juicio. Para los impíos, el destino es sufrir en su propia tumba hasta llegar el juicio final, donde se decidirá su destino.

Cristianismo, religión de discusiones poco amenas. No se trata de estar en contra o a favor de ella, sólo de saber que es una posibilidad de vida luego de la muerte. En ella se estipula que la vida eterna se puede alcanzar si cumples en el mundo los mandatos Steve-Latham-crucesque Dios proclama en la Biblia y tienes fe. Existe el cielo y el infierno, no hay más, después de morir Dios juzgará tus acciones aquí en la tierra y mediante ello determinará el lugar en el que pasarás el resto de tu tiempo. En el cielo no hay sufrimiento, ni dolor, sólo paz y felicidad. El infierno es castigo de quién optó por realizar acciones incorrectas a los ojos de Dios. Está religión da respuestas a ciertas preguntas pero no es la única que intenta aclarar el proceso de la muerte y su seguimiento

om_hinduismoEntre el cristianismo y el Islamismo existen pocas diferencias en cuanto a nuestro destino final, pero existen religiones como el Hinduismo que tienen como escatología la reencarnación, y no es sólo volver a nacer en otro cuerpo, todo depende de quién fuiste en la vida que acababas de concluir.

Cuando un cuerpo sufre el abandonamiento de su alma, recibe un juicio por parte del deva Iamarásh quien de acuerdo con su buen o mal karma recibe una pena: volver a nacer en algún planeta de este universo. Si el alma se portó bien, irá a nacer en un planeta superior y una vez que haya disfrutado su buen karma tiene que volver a nacer en este planeta. Por el contrario si el alma eligió el mal, irá a nacer en un planeta inferior infernal, pero está vez tendrá que haber sufrido lo suficiente y entonces podrá volver a la tierra. El proceso de concepción es tan fuerte que la inteligencia y memoria es borrada y se crea una nueva identidad. Ambos caminos nos llevarían de regreso a este mundo pero con una transición diferente. Eso sí, no es bueno quemar el cuerpo, porque puede interferir con lo que suceda con el alma y su proceso de reencarnación.

religion-prayingDebe ser difícil empezar de nuevo y dejar atrás todos los logros, los buenos momentos y los recuerdos que llegaron a formar parte de una identidad.

Son posturas estipuladas desde hace mucho tiempo que respondían preguntas básicas que la mente humana solía tener. Entre más avanza el mundo y va cambiando, más es la curiosidad del hombre por conocer todo lo que está fuera de nuestro alcance. Las herramientas se crean para tener un mejor apoyo y poder tener control, o al menos creerlo así, sobre temas como la muerte.

Por su parte, el segund gran bloque parce decir:  “necesito ver para poder creer”, teorías científicas o miedo a confiar en lo desconocido.

fe-e-ciencia2

La ciencia ha avanzado indiscutiblemente y nos ha ido demostrando que todo tiene explicación, todo tiene un método y todo tiene respuesta y a través de ella podemos conocer el proceso que nuestro cuerpo sufre al dejar de tener un funcionamiento.

Se siente agonía, después funcionamientos cerebrales, cardiacos y respiratorios cesan, la sangre se deposita en zonas bajas y se coagula y el cadáver adquiere un tono azulado, debido a la falta de oxígeno sanguíneo. El cuerpo poco a poco va sufriendo una descomposición que puede tardar de 5 a 6 años, aunque el esqueleto puede conservarse por siglos.

Después de todos estos procesos físicos la ciencia nos dice que…no sabe dónde está el alma.

alma

Nadie tiene la verdad en sus manos, desconocemos si alguna de las teorías planteadas, hasta el momento, es correcta. Nos apasiona la ilusión del control pero cuando no la tenemos, nos invade el miedo y nos hace crear explicaciones que mantengan ese miedo apaciguado. Quizá no es un temor hacía la muerte, quizá es hacía lo desconocido, hacía la respuesta que nos tiene en una constante búsqueda. Nadie sabe si las diferentes religiones solo tienen el propósito de mantener nuestras acciones a favor de las personas con poder, o si su principal meta es hacer que vivamos bien para creer que después de morir viviremos aún mejor.

Si alguien tiene la respuesta, por favor haga que los demás la conozcamos, al menos para tener otra alternativa después de la muerte y tener una opción más de pensamiento durante la vida.