Ruta Crítica 2012

palenque 053

Esta será la primera de una serie de comentarios, crónicas y reflexiones acerca de este año profético para muchos y que promete estar muy  movidito por lo que está en juego: primero por las elecciones presidenciales que se avecinan y que mantendrán al país en un especial estado de tensión política y social, pero también  debido al fin del calendario maya el 21 de diciembre, que muchos han interpretado como el fin del mundo,  otros  más bien como una nueva era de transformaciones profundas en la que la Humanidad vivirá un renacimiento de la conciencia hacia una nueva era de luz, esto suena mejor, al menos yo prefiero esta visión, pero hay que trabajar en ello. Así transcurrirá este año,  entre interpretaciones sensacionalistas del fin del mundo y otras mucho más reflexivas, profundas y conocedoras de esta gran cultura, lo que sí es que por lo pronto se prevee un aumento considerable de la llegada de turistas y visitantes a la zona, como dato, si  cada año asisten a Cancún y Riviera Maya alrededor de 20 millones de turistas, se espera que acudan alrededor de 3 millones más,  según el actual gobernador del estado Roberto Borge (el año pasado escuché en un programa de radio que la secretaria de Turismo pronosticaba que esa cifra incluso se duplicaría).  Por lo pronto, el 21 de diciembre pasado, inició la cuenta regresiva de este último año del calendario maya con la celebración de la Ceremonia del  Fuego Nuevo en la que participaron  dignatarios de centros ceremoniales y autoridades estatales.  Otro dato, una simple búsqueda en Google arroja 52,400 resultados de lo que son textos, sitios web, eventos, artículos y demás sobre el tema.  Así que habrá mucha tela de donde cortar.

Esta será una ruta  en el doble sentido de trayecto que se ha de cumplir y  crítica con la doble intención de delimitar, revisar y reflexionar acerca de los acontecimientos de este año que prometen renovación, ojalá no nos quedemos  en promesas y fuegos artificiales de profecías y, aunque es lógico que no cambian las cosas de un día para otro, habrá que acelerar un poco más el proceso de transformaciones que el país demanda, cambiar nuestra tendencia destructiva e indiferente,  renacer hacia otro estado de conciencia en una mayor armonía con la naturaleza y con los otros, ojalá…ojalá

Yo por lo pronto inicié muy bien el año haciendo un viaje relámpago a la zona arqueológica de Palenque en Chiapas, junto con mi familia y gracias a la invitación de dos buenos amigos. Palenque es uno de los sitios más importantes e imponentes de esa antigua civilización.  Las edificaciones, como el Palacio y el Templo de las Inscripciones, el paisaje,  los expresivos alto relieves labrados en las antiguas piedras, la selva, las cascadas, los senderos  ofrecen siempre una experiencia estética inigualable, el tiempo es otro, se detiene un poco y te deja pensar….aquí algunas imágenes.