Sí somos todos

Javier Salomón, Marco Francisco y Jesús Daniel Javier Salomón, Marco Francisco y Jesús Daniel

Ser estudiantes, convivir todos los días con personas de su edad, compartir la pasión por el cine y ser mexicanos, son sólo algunos de los elementos que deberían sensibilizarnos ante la terrorífica tragedia que Javier Salomón Aceves Gastelum, Marco Francisco García Ávalos y Jesús Daniel Díaz García experimentaron durante sus últimos días, antes de ser encontrados sin vida y con sus cuerpos disueltos en ácido.

Estos jóvenes no deberían ser sólo tres números que se suman a las cifras, sino otro grito que emerge desde el fondo de un país que ya no puede ni quiere más. Estos nombres y rostros que sintetizan vidas interrumpidas, deberían convertirse en algo más que tristes noticias que se comentan por uno o dos días. Javier, Marco y Jesús, deberían representar lo absurda, injusta y atroz que es la violencia en México, para que de alguna forma la sociedad, las autoridades y los criminales, reaccionemos y detengamos esta masacre.

Estamos en tiempos de crisis real y seguimos actuando únicamente cuando somos directamente afectados; seguimos pensando como individuos ajenos a un colectivo; no terminamos de entender que se trata de un esfuerzo común que implica el trabajo de todos.

En realidad no hay muchas palabras qué escribir en casos como este, sólo espero que reaccionemos y podamos encontrar la paz y sanidad que tanto necesitamos.