Temple Grandin: una mujer audaz

templegrandin5

Por: Sofía Priscila Pérez Valle

“Mi nombre es Temple Grandin”- así comienza el filme cuyo título es el mismo, un filme que si bien no tiene como objetivo dar a conocer aspectos de la sociedad post-industrial, sin duda permite al espectador crítico reflexionar sobre puntos interesantes referentes a temas como el surgimiento de nuevas clases sociales, la estratificación social y  la concepción del tiempo y del espacio, por mencionar sólo algunas.

La situación de Temple es complicada, el diagnóstico que los médicos dieron a su madre cuando ella era pequeña, fue un autismo agudo que muy probablemente la privaría del habla así como de un desarrollo normal.  Sin embargo, para la madre audaz, esto no fue ningún impedimento, al contrario, se dedicó a Temple para que más tarde ésta pudiera hacer su vida, enfrentándose a las adversidades e independizándose.

Asociando el filme con algunas características del postindustrialismo, me parece atinado enfocarme principalmente en dos aspectos; la alteración de la idea de la distancia-tiempo con la llegada de la red, así como el surgimiento de nuevas clases sociales a partir de un desplazamiento. Respecto al primero, así como Temple podía, debido a su condición de autista viajar en el tiempo por medio de imágenes que evocaba mentalmente, así nosotros tenemos la posibilidad de explorar e indagar cuanto queramos con ayuda del internet, hoy en día es factible viajar por el mundo e incluso el universo, conocer gente, localizar puntos específicos dentro de una ciudad, ver cualquier tipo de imagen y enterarse de todo cuanto sucede tan sólo en segundos, adoptando así una concepción distinta de la distancia-tiempo, cuestión difícil de comprender para quien no tiene acceso a la red y que por lo mismo vive un tipo de degradación social puesto que los espacios se hallan fuera de su alcance y sus posibilidades.

Tanto de este desplazamiento virtual, como del físico, es que comienzan a crearse nuevas jerarquías, nuevos grupos y subgrupos sociales para los que la pertenencia a una clase social deja de ser un rasgo identitario, es decir, cobran mayor importancia aspectos de la condición humana, tales como género, preferencia sexual,  condiciones de salud,  o bien,  los estratos como el grado escolar, el puesto empresarial, etc.

En la película de Temple Grandin son evidentes los grupos de científicos (por los que la protagonista siente una profunda admiración), de ganaderos y por supuesto de discapacitados, concretamente los autistas. Dichos grupos no encajan en la clasificación de clase social y en cierta forma son considerados grupos impulsados por el cambio estructural en relación con la producción, grupos autónomos, con voz e incluso poder dentro de sus respectivas ramas.

Es claro también el basamento en la industria y el sector de los servicios, así como el aumento tecnológico con el fin de satisfacer necesidades y lograr un mejor desempeño. Temple ejemplifica esta situación puesto que su inserción en la sociedad se da a través de las máquinas, lo cual también puede relacionarse con algunas características del posthumanismo, debido a que el eje central deja de ser la maquinaria o la producción en sí.  Si bien el posthumanismo surge con el terrible incidente de la caída de la Torres Gemelas en la Ciudad de Nueva York, algunos puntos clave de este término son visibles desde tiempo antes, aunque quizá no con tanta frecuencia como en la actualidad, una prueba de ello podría ser que el ser humano estaba perdiendo cierto valor con la llegada de la tecnología y los nuevos inventos en las diferentes industrias. Temple misma fue partícipe de esto. Desde su primera “máquina de abrazos” hasta su gran invento en el ámbito ganadero (transformación de matadero para una muerte digna), las fábricas y centros de animales se fueron adaptando a un nuevo modelo no sólo tecnológico, sino también económico debido al desarrollo que las innovaciones traen consigo.

Temple, a pesar del diagnóstico de los médicos, supo enfrentarse a todas estas nuevas modalidades y sacar el mejor provecho de ello, considerando que el bienestar contribuye a que la industria animal funcione segura, rentable y eficientemente.  En este punto me gustaría detenerme un poco más, ya que  para ejemplificar situaciones he dado brincos en el tiempo, quisiera ahora enfocarme en un aspecto que considero fundamental, me refiero a la búsqueda por el progreso impulsada principalmente por el esfuerzo y la razón que, como se cree en el postmodernismo, todo lo pueden. Quizá uno de los propósitos de Temple Grandin no era el de superarse basándose en estos dos puntos, por lo menos no de manera consciente, sin embargo, tanto en el filme como en algunas lecturas que pude recolectar, llegué a la conclusión que tanto su madre como ella, querían fervientemente que con empeño y dedicación alcanzarían sus metas y objetivos. Pese al difícil crecimiento de Temple, su madre estuvo a su lado, apoyándola en los momentos mas complicados, dejando en ella una  huella importante en el desarrollo de Temple, quién con una determinación, un coraje y un esfuerzo admirables, puedo desempeñar extraordinarias labores tanto en el ámbito ganadero como en el científico, contribuyendo con notables inventos en ambas áreas. Aprendamos de esta gran mujer, establezcámonos metas y luchemos por conseguirlas.