Ver cine, hablar de cine, respirar cine… junto al mar.

11174592_954481174603190_4783460304911286296_o

Partiendo de la idea de que “todo es cultura” y no aquella noción de que tal cosa es “más cultural” que otra, me parece, sin embargo, que lo que queremos decir con “cultural” es la experiencia de aprendizaje, reflexión, conciencia, sensibilidad y creatividad que un evento puede suscitar ante ciertas manifestaciones artísticas y temas de conciencia colectiva.
Los festivales culturales son además una excelente oportunidad para que la gente se encuentre, se comunique y comparta su interés o pasión por algo; es decir además de la diversión, del entretenimiento y el glamour, lógico en eventos de esta naturaleza en donde el público se encuentra con los hacedores de cine, hay otros sentidos que se vehiculan y se tejen, por eso estos festivales son al fin y al cabo sucesos de comunicación.

Este es el caso del joven Riviera Maya Film Festival que en estos días lleva a cabo su cuarta edición y que constituye un importante esfuerzo por generar esas experiencias de las que hablamos, con la pretensión de cubrir necesidades muy específicas tales como: atraer a público joven, a estudiantes de comunicación, a cinéfilos más exigentes que buscan alternativas a la oferta comercial (aunque también está incluida), a generar encuentros entre jóvenes realizadores y productores independientes con experiencia en mercados y entornos más competitivos, galas en donde se da el encuentro entre público y actores,charlas con fotógrafos, sonidistas, guionistas. El RMFF es un festival que, como otros, busca generar actividades que cubran las expectativas de lo que debe ser un festival de cine: una plataforma autoral, exhibición de cintas mexicanas y de otros países, cintas en competencia, cine independiente, el RivieraLab, (iniciativa para apoyar a jóvenes creadores) y Work in progress (proyectos que requieren apoyo para su conclusión).
En esta edición, se inaugura y formaliza un espacio importante: el área de Formación, que busca generar un diálogo entre jóvenes universitarios y cineastas; en fin, son muchas las posibilidades y las oportunidades de interactuar.
De este modo, se destinó un espacio muy bien montado en un escenario inmejorable (un club de playa frente al mar, bajo una fresca y enorme palapa, con su escenario y una pantalla de buen tamaño y excelente resolución).

11164626_954480837936557_3428756774636435959_o

Así alumnos de la carrera de Comunicación de varias universidades, asistieron dos días al encuentro con estos creadores cinematográficos como: la actriz y directora Asia Argento; Martín Hernández, sonidista de películas del director Alejandro González Iñarritu y nominado al Oscar como mejor sonido por Birdman; el cinefotógrafo mexicano Carlos Hidalgo (Cantinflas y Gutentag Ramon), los jóvenes realizadores Pedro González Rubio (mexicano), Nathalia Acevedo (mexicana) y Oscar Ruiz Navia (colombiano), el director y productor estadounidense Joe Dante; Josh Safdie, guionista, director y actor; los productores Houston King y Diana Bustamante; actores y realizadores de otras latitudes como Carlos Bardem, Verónica Llinás, Gust Van Den Berghe, Mark Peranson y John Maclean. Todos ellos con una gran actitud de diálogo con los jóvenes y dispuestos a compartir sus trayectorias.

11165112_954765064574801_105956163541543865_o
Foto:Joshua Safdie y Gus Van Den Berghe

“De las pocas veces en que me siento parte de un grupo es cuando hago películas (…) Una película es un sueño que todos sueñan al mismo tiempo”. Asia Argento

10953932_954763697908271_8229694885216691136_o
“La mayoría de los actores buscamos la zona de confort: ‘en qué se parece a mí este personaje’, ‘cómo se conecta conmigo’, pero los verdaderos artistas se transforman”. Carlos Bardem.

11187305_954764107908230_1700854094449535739_o
Foto:Verónica Llinás y Carlos Bardem

Con estos encuentros todo es beneficio, pues se fortalece un aspecto fundamental: la formación de públicos para otras propuestas cinematográficas y ganan los alumnos que tienen fuertes inquietudes de incursionar en el medio. La apuesta es arriesgada y ambiciosa en varios frentes y eso es lo que hace que organizar este festival sea todo un reto.
Por lo pronto. fueron dos días muy enriquecedores para los alumnos de Comunicación de la Universidad La Salle Cancún que vivieron esta gran experiencia. Ahora quedamos convocados y dispuestos para asistir a la próxima edición del festival.

11146499_954763101241664_6250586090586158970_o

Fotografías cortesía del Riviera Maya Film Festival, 2015